Periodoncia

¿Qué es?

Hablamos de periodoncia a la rama de la salud dental que se encarga de diagnosticar y tratar las enfermedades de las encías y la relación con el hueso  que sostiene los dientes.

¿Por qué es tan importante?

Hablamos de una de las bases de la odontología, la aparición de gingivitis o periodontitis puede llegar a producir la pérdida de piezas dentales. Se dice que la gingivitis afecta a cerca del 90% de la población. Casi la mitad de los casos presentan periodontitis, un estado más avanzado de la enfermedad.

¿Enfermedades periodontales?

  • Gingivitis: Cuando aparece un proceso inflamatorio reversible que afecta únicamente la encía. La falta de tratamiento puede llevar a una periodontitis. La encía se debilita y la sangra al menor estímulo.
  • Periodontitis: Es un estado más avanzado, la infección ya es profunda en la encía y afecta también al resto de tejidos que rodean al diente, llega a causar pérdida dental.

Síntomas

  • Dolor
  • Enrojecimiento de las encías
  • Sangrado al cepillar o comiendo.
  • Dientes alargados por una posible recesión de la encía.
  • Mal aliento
  • Movilidad o desplazamiento de dientes.

Causas y factores de riesgo

Hay multitud de causas o factores de riesgo que nos predisponen a sufrir periodontitis:
  • Predisposición genética: Está demostrado que nuestro genoma tiene un papel importante en el riesgo de la aparición de enfermedades de encías hasta un 50%, por lo que si tienes familiares directos con antecedentes de gingivitis o periodoncia es primordial cuidar tu salud bucal.
  • Tabaquismo: La presencia de tabaquismo no sólo aumenta el riesgo a sufrir.
  • Mala higiene o hábitos de consumo perjudiciales como el consumo de alimentos ricos en azúcares. La ausencia de revisiones dentales y de una higiene diaria y uso adecuado de cepillado dental e interdental pueden producir el inicio de la enfermedad. 
  • Edad: A mayor edad hay mayor número de casos de periodontitis, por lo que debemos cuidar nuestra salud bucal con más cuidado.
  • Raza: Se han realizado estudios que demuestran un mayor riesgo a sufrir la enfermedad y una mayor prevalencia de la misma en algunas poblaciones o razas
  • Sexo: Los hombres son más propensos a sufrir periodontitis que las mujeres, y de manera más severa.
  • Diabetes: La diabetes es un factor de riesgo importante para la periodontitis. Los pacientes diabéticos tienen mayor riesgo de sufrir enfermedad periodontal y de manera más profunda. De igual manera, un control adecuado de la zona periodontal y su tratamiento puede mejorar en su patología diabética. De modo que es importantísimo tanto la salud bucal en este tipo de pacientes.

Preguntas frecuentes

¿Qué complicaciones puede conllevar sufrir enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal no sólo puede conllevar a la pérdida de hueso y finalmente del diente afectado. Sino que también está ligada a otras enfermedades sistémicas como la diabetes o enfermedades cardiovasculares. Estas enfermedades y la periodontitis se afectan de forma bidireccional, de manera que cuidar la salud de nuestras encías conlleva un mejor control de las otras enfermedades y la prevención de su empeoramiento, de la misma forma que no tratar una periodontitis en este tipo de pacientes agravará su estado de salud. 

¿Cómo se trata la periodontitis?

El tratamiento dependerá de la profundidad de la lesión, suele ser frecuente la necesidad de un raspado y alisado radicular en una fase primaria, tras esta etapa de tratamiento, en algunas ocasiones hay que pasar por cirugía. El tratamiento periodontal hace imprescindible un mantenimiento posterior y unas revisiones más frecuentes que en pacientes sanos para prevenir y controlar su posible reaparición o recaída.

¿Es contagiosa?

Al tratarse de una infección bacteriana, éstas pueden transmitirse a través de la saliva, aunque no es lo más habitual. Llevando una rutina de limpieza bucal adecuada es poco probable que se produzca un contagio de la infección.

¿Cómo la reconoceré?​

Los signos más claros son tener las encías enrojecidas y el sangrado de las mismas al cepillarse o al comer, si comienzas a sufrir estos síntomas es hora de ponerse manos a la obra antes de que la inflamación vaya a más.